La última obra del ilusionista

  Orson Welles repitió a lo largo de su vida, en varias entrevistas, que su mayor motivación para innovar en el cine era el hecho de pisar terreno inexplorado, de hacer lo que nunca había hecho nadie antes; usar las técnicas que a nadie se le habían ocurrido o el equipo que otros ni se…